Hola Covadonga!! Algún día podrías explicar a qué te refieres cuando dices que visualizar no es compatible con la rendición. Hasta ahí entiendo; pero leí que ponías » visualizar siempre termina mal».
No sé si leí o entendí bien.
¿Visualizar sin apego al resultado..?
Cuando tu visualizas obtienes lo que visualizas pero descubres que eso que pensabas que te iba a hacer feliz, en realidad te hace más desgraciada todavía.
La rendición es otro concepto: es «hágase tu voluntad».
Entonces si de verdad te rindes no tienes planes ni objetivos. Es imposible que tengas una idea preconcebida acerca de lo que es mejor para ti, porque esa es la voluntad de Dios. Visualizar es perseguir un objetivo del ego.
La rendición es vivir en presencia sin tener NI PUTA IDEA de donde vas a estar mañana, que vas a estar haciendo o con quien. Sin juzgar los eventos como buenos o malos, sin desear un resultado específico. La rendición es vivir la vida desde la neutralidad, la aceptación y libertad en presencia. Desde la confianza plena de que la vida te trae al presente lo que es mejor para ti.
Ojo rendirse tampoco es conformarse con trabajos o parejas que no nos llenan o permitir desaires o malos tratos. Rendirse es conectarse con el todo y permitir que Dios se exprese a través de ti. Extendiendo el amor. Pero el amor no tiene forma.
Permitir malos tratos, migajas o conformarte no tiene nada que ver con el amor, aunque sea tu familia. Resignarse no es rendición. Resistencia tampoco. La rendición es puro fluir dejando que la vida se exprese a través de ti.
TODO lo que hago trata de dar respuesta a esa pregunta. Es el juego de la vida. Por eso le digo a la gente que para aprender a rendirse se hagan un ejercicio al día del libro de ejercicios de UN CURSO DE MILAGROS. Rendirte es lo único importante que puedes hacer en la ilusión, renunciar a ella y dar paso a Dios.

Deja un comentario