Hola Covadonga, me llamo Lissette, 25 años, soy nacional ecuatoriana residiendo en Alicante-España desddesapegoese los 12 años.
El sábado pasado Ecuador sufrió un seísmo, con epicentro en Pedernales, la ciudad de mi familia extensa, madre y la mía de pequeña, ha quedado totalmente devastada en un 80%. tios, abuelos, primos milagrosamente se encuentran con vida aunque sus casas están hechas escombros…, siento muchísimo dolor, ese sitio ya no existe, hay tanto sufrimiento humano, y de otros seres ahora mismo.

Te escribo porque quizás puedas tener una ligera idea de por qué pasan estas cosas, además ahora con más frecuencia en el planeta. Y respecto a este dolor que siento, ¿sabrías decirme dónde termina mi ser y empieza el ego? si se diese el caso.

Agradecida porque muchas dudas de la existencia-ser que he tenido, has sido tú quién me las ha aclarado.

Abrazos

Hola Lissette,

Me dispongo a dar respuesta a este escrito, no sin enfrentarme a mis miedos y dudas de si yo seré capaz de contestar a algo así.

En el mundo de las formas es muy doloroso, no obstante a un nivel metafísico sabemos que todo es perfecto, de modo que: ¿Cual puede ser la perfección que subyace detrás de tanto dolor, perdida, tragedia y destrucción?

Lo primero de todo, recordarte que no es real, sólo es una ilusión, una pesadilla atroz en la que nos experimentamos en cuerpos separados, enfrentados, carentes y lejos de Dios a quien ni vemos, ni creemos conocer…

En realidad no eres un cuerpo, sólo sueñas serlo, en realidad nunca te has separado de Dios, sólo sueñas estar separada.

En realidad tu y yo somos el mismo ser y tú misma estas respondiendo tu pregunta, de modo que ¿Qué tipo de dementes pensamientos dentro del sueño pueden dar lugar a semejante efecto?

El terremoto solo es un efecto, la causa está en la mente, la mente que sueña estar separada y creerse carente y necesitar cosas materiales para ser feliz, Sueña ser escasa, estar desamparada y ser mortal…. Sueña identificándose con un ego pequeño y limitado que no puede menos que ser un pobre, un pobre en este caso ecuatoriano, viviendo en la miseria, abandonado por Dios sólo cuenta con su propia supervivencia y en ocasiones tiene hasta dificultades para asegurarse algo de comer. Y el ego le dice:” vamos acumula, atesora bienes, ahorra, guarda todo lo que puedas, la realidad es amenazante, de modo que acumula todo lo que puedas a pesar de tus escasos medios y el ego se regodea en su casa, su construcción, humilde y pobre pero suya, suya propia, eso es muy importante para el ego, mía y de nadie más…

Ese ego llevaba muchas vidas encarnándose en la opulencia, acumulando a pesar de eso, explotando y expoliando a otros con esa manía de acumular y atesorar ganancias, dinero… sumido en su profundo miedo a la carencia, acumulando posesiones materiales desconectado del amor y de su sabiduría esencial.

De modo que perdido en su propio juego un día decide nacer en Ecuador de un modo humilde relajarse vivir con lo justo y ser feliz, en lugar de pasarse una vida entera persiguiendo poder y riqueza….

Lleva muchas vidas perdido, perdido acumulando, brujuleando, diseñando estrategias para no perder el dinero y el poder, vidas vacías marcada por el sufrimiento que el ego no quiere volver a experimentar y quiere trascender. Por eso elige el escenario inverso: un lugar en el que jugar, disfrutar y gozar.  Un lugar en el que apenas haya posesiones materiales, un lugar que a ojos del mundo se perciba como desheredados, como gente sin poder o sin estatus, pero un lugar que les permita conectar con la naturaleza y con su sabiduría interior, un lugar donde lo material apenas exista y donde puedan abandonar ese viejo vicio destructivo de acumular. Un lugar de extraordinaria belleza natural.

Y diseñan una bella vida en un lugar humilde pero bello al lado del mar, en la playa, marcado por la pobreza pero por la belleza justo lo que necesitan y entonces nacen.

Nacen en Pedernales un paraíso terrenal sin acceso a lo material,  pero su antiguo vicioso programa egoico se activa de nuevo y les hace torturarse pensando que son pobres, que son desgraciados, que los ricos viven mejor que ellos, que los poderosos tienen vidas mas dichosas, cultivan la envidia y acumulan lo poco que pueden se roban entre ellos otros egos con el mismo destino el mismo programa y precisamente que buscaban trascender el mismo propósito de modo que lo material sigue siendo lo importante, comparan sus casas, comparan sus coches y se instaura la cultura del tanto tienes tanto vales….

Todo se queda en un intento fútil a pesar del cambio de escenario el ego sigue operando igual que siempre, el alma pugna por salir y expresarse de modo que la conciencia cósmica, planea una solución y crea un terremoto, algunos se mueren, quizás los que ya habían trascendido el programa y sublimado su experiencia y aprendizaje. Se quedan aquellos que despojados absolutamente de todo lo material quizás finalmente sean capaces de comprender que son unos santos e inocentes hijos de Dios, que ya lo son todo, que viven en la abundancia y que la divina providencia se ocupa de ellos cada día de modo que puedan experimentar el desapego y la belleza de vivir sin nada, la belleza de vivir en presencia en ese hermoso entorno natural disfrutando, gozando, conectándose y sin nada material que les impida recordar su esencia divina.

De modo que alargo plazo ese terremoto se convierte en una bendición para su sanación y para recordarles que dejen de buscar fuera de sí mismos y poner condicionantes materiales a su felicidad.

Deja un comentario