Recibir

RECIBIR: Debes encontrar un equilibrio entre el dar y el recibir, no estás dando de forma totalmente sana; todavía esperas algo a cambio.  Ábrete a recibir. No necesitas salvar a los demás para que te quieran, no necesitas hacerte imprescindible, solucionarles la vida o ser siempre el líder, el que dirige, el que potencia, el que ayuda, el que da…