Permitámonos sentir, permitámonos que ese dolor nos desgarre por dentro, permitámonos y unámonos a ese dolor, porque en ese sentirlo está la sanación.#aprendiendoamar#descifrandoelespejo
Siento mi dolor, lo permito, permito el desgarro, lo lloro, lo siento… me sumerjo, más allá de la rabia, de la frustración hay tristeza e insatisfacción y más allá de la tristeza hay amor.
Lloro mi tristeza, la siento, la abrazo y me uno a ella. Y más allá de mi tristeza está mi paz, está mi sanación.
La dicha de saber que la vida tiene planes mejores para mi de los que yo puedo elegir desde mi ego.
Descanso en ese espacio de quien se sabe uno con la vida y sabe que no puede perder nada, la energía no se pierde se transforma de modo que permito la regeneración en una experiencia más bella y vibracionalmente más amorosa y poderosa.
Agradezco la experiencia que me lleva a sentir mi dolor una vez más, ahora siento mi dolor.
Siento mi dolor, lo permito, me fusiono con él, lo abrazo y me sano.
Restituyo la paz en mi corazón.
Covadonga Pérez-Lozana

 

% comentarios (6)

Alejandra

Abr 15, 2018 at 9:44 AM

Siempre pude “gozar” sentir mi dolor, no porque sea masoquista, pero porque era un sentimiento mío, realmente mío y me ayudaba a sentirme viva, con la dulce promesa que después me sentiría mejor….me trae siempre el recuerdo de una comedia musical que cuando era niña, me llevaron mis padre, creo que sólo mi madre, me llevó a ver: Anita la huerfanita. En esa comedia musical hay una canción que la protagonista canta y que dice más o menos asi: “Seguro que hay sol, mañana, ya verás que pase lo que pase, sale el sol….mañana, te espero, mañana, te falta un día para llegar…”
Con el paso de los años, sentir dolor por ser rechazada, por buscar la aprobación del otro, por esperar ese mañana que no llegaba, en un sinfín de espirales que se repetían, el dolor acabó por cansar mi alma y creí que era un estado perpetuo y debía en vez de luchar, acostumbrarme a él. Entonces dejé de buscar la felicidad y me conformé con la serenidad, renunciando a las promesas de la vida, porque no las conocía….gracias a ti, ahora sé que esas promesas son también para mí y que no tengo porqué renunciar a ellas…ahora, agradezco el dolor y la fatiga profunda que me ha creado porque he seguido buscando una respuesta, y gracias a ti, sé que es posible! Gracias Covadonga, a ti y a mi hermana quien me ha hecho encontrarte en mi camino. Ya no temo al dolor, le doy la bienvenida como ahora también doy la bienvenida a la capacidad de ser feliz! Ese mañana es hoy!

Dejar una respuesta a %s

David

May 25, 2018 at 2:33 PM

Llevo mucho tiempo sintiendo dolor, pero desde que empecé a escuchar los videos de YouTube, estoy empezando a dejarlo estar, sentirlo, pero parece que nunca cambia siempre tengo mas. Me cuesta entender el punto “en ese sentirlo está la sanación”, ¿Cómo se transmuta algo que siempre esta presente?

Dejar una respuesta a %s

MONICA

Jun 30, 2018 at 10:59 PM

DOLOR QUE TIENE QUE DOLER SI VERDAD , TIENE QUE DOLER PARA SANAR EN SU TOTALIDAD,GRACIAS.

Dejar una respuesta a %s

Ignacio

Jul 17, 2018 at 1:48 AM

Estaba triste por la noche en estos días en los que mi relación ha fracasado, buscaba la manera de mitigar mi dolor y no sé cómo he llegado a tus videos, que potencia la de tus palabras!!, simplemente gracias.

Dejar una respuesta a %s

Zole

Jul 31, 2018 at 11:26 PM

Siempre te escucho por you tube y quiero darte las gracias y bendiciones por que puedo ver las cosas de otra manera. Un abrazo.Saludos desde Chile

Dejar una respuesta a %s

Marbel

Sep 30, 2018 at 8:00 AM

….Gracias Cova… eres una de mis “Mestres”… y tus lecturas llegan a mi… en el momento más indicado… Gracias Vida… por está Mágica Aventura…

Dejar una respuesta a %s

Deja un comentario