Hoy tengo algo muy importante y muy bonito que compartir. Estoy como una niña pequeña con un juguete nuevo, saboreando este regalo, ilusionada y agradecida a la vida.

Cuando trabajaba en una multinacional farmacéutica, comencé a ponerme enferme y perdí la ilusión y las ganas de levantarme de la cama… No rendía y apenas podía hablar en las reuniones, estaba paralizada, no era ni la sombra de mi misma… y no entendía que estaba pasando conmigo…yo siempre había sido ágil mentalmente, siempre había destacado, había aprendido alemán en 3 meses durante mi Erasmus, antaño no existía un reto intelectual al que no pudiera enfrentarme… y de pronto estaba apagada, no podía hablar y me había convertido en una zombie…. No sabía lo que me pasaba…tardé en comprender que era mi alma la que a través de mi cuerpo me estaba pidiendo tregua, que era mi alma la que necesitaba experimentar su propósito, el propósito para el que había venido y que se me había olvidado en el juego del ego.

Cayeron libros en mis manos y la vida me fue proveyendo de las circunstancias y “causalidades” necesarias para mi despertar. Uno de esos primeros libros fue: taller de amor de Raimon Samso, ese libro me acompañó en mi noche oscura del alma, como diría San Juan de la Cruz.

Posteriormente dejé la industria farmacéutica, recuperé las ganas de vivir y me formé como coach, diseñé mis primeros talleres sobre las relaciones de pareja y en este caso fue Jorge Bucay el que me inspiró a través de sus libros,

Hace como un mes Juan Cayuela me llamó para preguntarme si quería participar en un congreso junto con ellos, por no hablar del gran Iriondo y demás grandes ponentes del cartel.

Se me escapó una lagrimita, ¿dar una conferencia junto a J. Bucay y R. Samso?

Era un sueño, apenas había pasado tres años desde que el libro de Raimon calló en mis manos en medio de la zozobra de una profunda crisis vital y ahora estamos compartiendo el cartel de un congreso.

Gracias vida, gracias universo que me has mecido y acompañadoa mi fértil florecer, gracias Juan por ver mi video, Gracias MindaliaTV por grabarlo, gracias a aquellos que creísteis en mi y me apoyasteis desde el principio. Sólo puedo decir una cosa, se puede, se puede seguir el corazón, fluir y encontrar respuestas, esta es la prueba para mi.

Deja un comentario