Lo más bonito que le puede pasar a un ser humano es ser aceptado tal y como es.

Todos anhelamos profundamente ser vistos tal y como somos con nuestras imperfecciones, ser acogidos y ser amados con nuestra oscuridad.

En nuestra búsqueda de aceptación aprendimos a ocultar y enamascarar nuestras heridas, para ser agradables y educados. En ese proceso de intentar ser perfectos nos olvidamos de ser autenticos, de ser quien somos realmente y de aceptarnos plenamente, permitiéndonos ser quien somos en realidad.

Cuesta volverte integro, porque implica dejar de ser correcto, dejar de ser educado, implica ser real, dejar de reprimirte y simplemente ser.

Cuando simplemente eres, permites todas las emociones, incluso aquellas que socialmente se juzgan, reprimen, ocultan y catalogan como malas.

Ayer mi compi y amigo Iñaki me mando una foto de un grupo de gente en el que yo no estaba y la foto tocó mi herida de pertenencia y sentí dolor, me sentí excluida y le gruñí. Le gruñí de una forma muy instintiva, básica y primaria, desde la niña que no se siente invitada a la fiesta.

Fue un gruñido innecesario, ya que el contexto era meramente laboral y nadie había pretendido excluirme, sino que contrariamente me mandaban la foto como una muestra de cariño que en ese momento no supe ver, entender, ni recibir.

Pero lo más bello del tema, es que me ha pasado en más ocasiones, yo soy impulsiva y no es la primera vez que gruño, obvio, pero es una de las pocas veces, más allá de mi madre y contadas ocasiones, en la que soy acogida con ternura y cariño después de gruñir.

Es decir, soy amada y aceptada cuando más lo necesito, cuando estoy sintiendo el dolor de una herida y cuando no me estoy comportando de forma “aceptable”

Recordé la famosa frase “amame cuando menos lo merezca que es cuando más lo necesito” y sentí la belleza de experimentarlo en carne propia, sentí la belleza de poder ser yo plenamente y que finalmente aparezcan seres humanos dispuestos a quedarse a mi lado en las duras y en las maduras, dispuestos a aceptarme con el todo…. Y a dejarme ser…Eso es amor incondicional, el amor real, el que te sana.

Y que bonito es, algo se ha sanado en mi interior, antaño la gente que me rodeaba no estaba preparada para una relación REAL con todo lo que eso conlleva, pero yo he cambiado, mi vida ha cambiado, mi vibración ha cambiado, mi autoaceptación ha cambiado y gracias a eso me encuentro con personas dispuestas a aceptarme con el todo, dispuestas a amarme.

Y eso es muy bonito, creo que es lo que todos los seres humanos realmente necesitamos, dejar de coartarnos unos a otros, de juzgarnos cuando nos salimos de la norma y sencillamente dejarnos ser.

Ya que el precio de exigirnos la perfección unos a otros es la sociedad enferma en la que vivimos en la que la educación va de mano de la frialdad y la crueldad y en ese empeño por ser correctos nos olvidamos de ser quien somos.

Los niños se enfadan, a veces gruñen, a veces están alegres, a veces sienten sorpresa y a veces están tristes, están conectados con sus emociones, ellos son reales. Los adultos estamos demasiado inertes, intentando ser buenos que nos olvidamos de sentir.

Siéntelo todo, sánate, vuelve a ti permítelo y lo más importante rodéate de personas lo suficientemente conscientes y amorosas como para poder acompañarte en ese proceso de desaprender sin escandalizarse cuando te permites ser autentico, libre y salvaje.

La mayoría todavía son borregos y se asustan al ver a un león.

Gracias Iñaki por el regalo que me hiciste ayer, de aceptarme tal cual soy, muy pocos seres humanos me han mostrado tanta grandeza.

 

% comentarios (8)

Mampa

Abr 07, 2018 at 7:07 PM

Woowww… Que la sincronicidad existe no hay duda pero aún hoy día me sigo sorprendidendo cuando el universo me manda las respuestas a mis preguntas/dudas de manera tan clara e instantánea. No hace ni media hora que estaba escribiendo en mi diario una emoción “mala” que estaba sintiendo y de repente abro el Instagram y ahí te encuentro hablándome al alma.
Hoy se está celebrando una boda a la que no he sido invitada, soy la única del grupo de amigos que solemos salir a la que no han invitado. Desde hace un año que vivo en Vancouver, me vine sola y el grupo de amigos españoles que he hecho significa mucho. Así que ya te puedes imaginar mi ego como se ha puesto a rabiar con esta situación. Sabía que tenía que ver con mi niña interior, esa niña que en otras ocasiones se ha sentido apartada o marginada, no querida y que aquí hay una oportunidad para elegir de nuevo la emoción correcta y sanar. Estoy en ello. Simplemente quería decirte que tu texto me ha llegado y que, cada día más y más, intento ser la leona que realmente SOY. Me he reprimido muchísimo durante 30 años y con todo el AMOR que actualmente me quiero dar, me lo voy a permitir. Gracias Covadonga 🙏🏼

Dejar una respuesta a %s

Ana

Abr 07, 2018 at 7:26 PM

Sabias tus palabras Covadonga, pero sobre todo sanadoras y reales.
Gracias por compartir tus reflexiones, al leerlas es como encontrar a esas personas que sienten y viven las mismas experiencias vibran con la misma energía, están en el mismo camino y sobre todo Cobadonga no se sienten avergonzadas por ello ni lo esconden.

Dejar una respuesta a %s

Normis

Abr 07, 2018 at 8:13 PM

Gracias belleza

Dejar una respuesta a %s

Dulce Paloma Ambriz Bañuelos

Abr 07, 2018 at 10:15 PM

Es sanador, leerte me alivia, siento paz cuando veo que para amarme, para aceptarme no necesito ser “perfecta” no necesito ser ” buena” siempre, amar mis ” malos momentos” es aprender a vivir
GRACIAS, TU ME INSPIRAS.

Dejar una respuesta a %s

santy

Abr 08, 2018 at 1:02 AM

Solo decir gracias muchisimas gracias por compartir y dar tanto amor. Sos un angel y doy infinitas gracias a Dios por tu presencia en mi vida, aunque no me conozcas, te sigo siempre. y gracias por mostrar y demostrar lo que es el verdadero amor

Dejar una respuesta a %s

Alejandra

Jun 02, 2018 at 11:11 PM

Gracias Covadonga porque siempre respondes a mis dudas . Es muy fuerte el león que tengo dentro. Gracias

Dejar una respuesta a %s

Rosina Brambila

Jun 19, 2018 at 11:12 PM

Gracias Covadonga, estoy de acuerdo contigo y yo igual que tú tengo personas que me aman y aceptan tal y como soy, con mis berrinches y miedos tanto como con mi luz y alegría. Soy afortunada!!

Dejar una respuesta a %s

Rafael Sánchez Garcia

Sep 27, 2018 at 7:39 AM

Hola Cova, tienes razón es una locura dejar de sentir para ser aceptado en esta sociedad enferma y el precio es el sufrimiento.
Durante muchos años trage con ello ahora ya no más lo más importante de mi vida soy yo, el único amor real que puedo dar es a otro solo lo puedo dar si yo me lo doy a mi.
Cada día siento más fuerza, gracias por tu honestidad que es toda una inspiración para muchas personas.

Dejar una respuesta a %s

Deja un comentario