El miedo tan sólo es una ilusión en nuestra mente previniéndonos de todos los peligros y pérdidas. Una vez que lo transitas descubre que nunca fue real, en el proceso te conectas con toda tu potencialidad y descubres tu fuerza. En el resultado descubres que nunca perdiste nada… y que todo aquello que creías perder ha sido sustituido por un espectáculo de majestuosa belleza, sólo hay ganancias en largo plazo y todo aquello que creías perder ha sido sustituido por libertad, abundancia y relaciones acordes a tu nueva vibración, exenta de miedos y apegos.

Por eso aquello que creías una pérdida y una amenaza era una bendición y enfrentarte a ello contenía la semilla de tu sanación y liberación.

El miedo no es real, sólo el amor lo es. Siéntelo y vívelo…permite el proceso y conéctate con tu enorme poder. No hay nada que puedas perder, sólo puedes SER.

Deja un comentario