TIPS PARA HABLAR EN PÚBLICO –

Nunca se me pasó por la imaginación que iba a acabar hablando en público y que acabaría siendo una reconocida conferenciante en todo el mundo de habla hispana.
Lo cierto es que las circunstancias de mi vida me llevaron a hacerlo.

Tengo conferencias con millones de visualizaciones en el YouTube y una facilidad pasmosa para hablar en público pero quiero que sepas de donde vengo y cuales fueron mis inicios:

Recuerdo una experiencia muy traumática en 5º de EGB, tuve que exponer una conferencia delante de toda la clase y no sé exactamente lo que ocurrió pero si sé que fui abucheada y buleada publicamente, sin que la profesora hiciera gran cosa por detenerlo… En fin…tenía unos 10 años pero me quedé tan traumatizada que nunca hablaba en clase, nunca exponía y cada vez que me sacaban a la pizarra me quedaba bloqueada y no era capaz de articular palabra.

Pasé por la universidad sin tocar el área de hablar en publico, ya que en España es posible tener un título universitario y unos cuantos, sin haber expuesto nunca en clase.
En nuestro país no se potencia hablar en público para nada…. En Estados Unidos y en otros países la oratoria es algo que se potencia desde niños, todos exponen y se convierte en algo cotidiano.
Para los españoles caracterizados por un profundo sentido del ridículo y un sistema educativo que no contempla este factor, pues hablar en publico se convierte en un mundo… por no decir en una tortura.

De modo que me dieron los 30 años sin haberlo hecho nunca… Y comencé un master en una reconocida escuela de negocios donde me tocó exponer un plan de marketing sobre una marca de electrodomesticos, era un trabajo en equipo y yo no sintonizaba con las personas con las que me había tocado trabajar… de modo que me tocó exponer una powerpoint con conceptos e ideas con los que yo no estaba de acuerdo pero que habían sido consensuados previamente por mayoria en el equipo. No me quedó otro remedio que hacerlo porque lo hacíamos a turnos y era obligatorio.

Si tenemos en cuenta que era la segunda vez que daba una conferencia en mi vida y que eran estrategias de marketing en las que yo no creía… pues el resultado fue nefasto, me puse nerviosa y no dí pie con bola…Y no porque no me lo hubiera estudiado que juro me pasé una semana repitiendolo en casa y aprendiendomelo de memoria.
La profesora me amonestó delante de toda la clase y mi equipo se enfadaron conmigo por no haber dado la talla con el trabajo colectivo.

Me fui a casa destrozada y sintiendome muy culpable.

CONSEJO NÚMERO 1. Acepta la posibilidad de hacerlo mal y fracasar en tus primeras conferencias.

Terminé el master y conseguí un puesto de product manager en una multinacional farmaceutica del top ten, lo que yo no sabía en tan codiciado puesto es que era inherente al mismo el pasarte el día en reuniones exponiendo powerpoints.

Me sudaban las manos, me temblaba la voz, me entraba ansiedad del MIEDO, sólo pensarlo me paralizaba e incluso me llegué a tomar varias veces un hipotensor, una pastilla, para sobreponerme a la ansiedad que me producia hablar en publico.

CONSEJO NÚMERO 2. Tener pánico a hablar en público es normal y hasta los mejores oradores del mundo han pasado por ese proceso.

Hablar y exponer horas sobre el fármaco que marketeaba no era algo que realmente me motivase, ni me interesase.
Si era honesta estaba en esa posición porque había ido por la vida como medio zombie y por inercia y en las multinacionales farmacéuticas hay buenos sueldos y estabilidad laboral. De modo que estaba allí sin preguntarme realmente si era feliz en ese puesto y que era lo que quería realmente.

CONSEJO NÚMERO 3. Nunca vas a tener éxito hablando de algo que no te gusta, de algo por lo que no sientes entusiasmo.

En aquel entonces yo sólo lo hacía porque era mi trabajo, mi sueldo, pero ni me motivaba, ni lo sentía en mi corazón, ni me gustaba, ni lo trasladaba a algo que realmente pudiese ayudar a otros seres humanos.
No había un para que. Y no porque yo no creyese en el farmaco que yo por aquel entonces creía…. sino porque eran reuniones de oficina en las que se le daban vueltas y vueltas a los mismos conceptos sin que eso tuviera una repercusión real en los médicos o los pacientes. No tenía sentido.

Esto desembocó en un sinvivir, comecé a tener insomnio y al insomnio le sucedieron crisis de ansiedad y a esto vómitos y migrañas. Hasta que un día me despidieron por incapacidad de hacer mi trabajo. Uno de los argumentos era que yo era incapaz de hacer una presentación.

SI, si, como lo oyes….he dado conferencias en medio mundo y un cartel con mi nombre mueve a cientos de personas en cualquier ciudad del mundo en la que se hable español. Hago vibrar auditorios y frecuentemente se ponen de pie a aplaudirme enardecidos de pasión.
Pero cuando tenía 33 años fui despedida de un trabajo entre otras cosas por mi incapacidad para hablar en publico.

Pero aquí viene lo bueno

CONSEJO NÚMERO 4. Cada vez que te caigas levantate de nuevo

Un día les relaté a unos amigos una conferencia que había escuchado a otra persona y otro de mis amigos que había estado presente en esa conferencia me dijo literalmente: “Me gusta mucho más como lo cuentas tu que como lo cuenta el conferenciante”

Esto me hizo pensar

CONSEJO NÚMERO 5. La vida nos da señales, atrévete a intentarlo.

Yo estaba completamente traumatizada con el tema de hablar en publico pero no quería quedarme así, necesitaba superar eso, de modo que convoqué a un grupo de amigos a los que ahora agradezco profundamente ese gesto y les dí una conferencia. A mis amigos les encantó.

Pero esta vez yo hablaba de mi, de mis experiencias, de mi proceso y de lo que para mi era el sentido de la existencia.

No hablaba de un fármaco aburrido, ni del SIDA que fue el tema que me tocó desarrollar en 5º de EGB.
Esta vez hablaba desde el corazón, era yo plenamente y fluía, hablaba con todo mi ser.

Posteriormente en noviembre del año 2013 organicé una conferencia en un centro de terapias en el que apenas había espacio, convoqué por las redes y acudieron 30 personas era mi primera conferencia oficial.
Algo en mi corazón me impulsaba a hacerlo, no entendía muy bien el qué. De modo que lo hice y lo disfruté, por primera vez en la vida lo disfruté. Ya no lo hacía para una empresa, para un equipo, para aprobar una asignatura o por obligación….
Lo hacia para mi y porque yo quería.
Y en ese acto de amor hacia mi misma estaba amando a otros seres compartiendo con ellos mi experiencia.

De modo que funcionó y les encantó pero lo más importante de todo: lo vivi relajadamente y lo disfruté

CONSEJO NÚMERO 6. Hazlo por ti, porque quieres y sólo preocupate de disfrutar.
CONSEJO NÚMERO 7. Habla de un tema que te apasione y te salga del corazón

Pero no os penseis que a partir de ese momento todo me fue de rositas, todavía vinieron miedos, veces que lo hice fatal, conferencias en las que alquilaba un espacio para 50 personas y venían 3, criticas, público impertinente, conferencias programadas en momentos en los que mi estado de animo estaba por los suelos, pero como en cualquier campo

CONSEJO NÚMERO 8. Practica, practica, practica, …. y sigue practicando hasta que se convierta en algo rutinario.

Todavía a día de hoy hay veces que tengo miedo, todavía a día de hoy hay veces que en determinados escenarios o en televisiones o en determinados momentos, todavía a día de hoy, hay días que me pongo nerviosa o que soy más mediocre

CONSEJO NÚMERO 9. No te exijas la perfección, nadie es infalible y hasta los más expertos conferenciantes tienen días mediocres.

Y llego el día, en octubre de 2014, que por circunstancias de la vida me llamaron a dar una conferencia con Jorge Bucay, Javier Iriondo, Raimon Samsó, Monica Villamarin y gente que por aquel entonces yo consideraba incalcanzables…. gente consagrada…. y a mi me daba pánico subirme a un escenario con ellos.
Me pasé dos meses ensayando y cuando finalmente lo hice y me subí, el powerpoint se dañó y no funcionaba, ¿entonces que hice? encomendarme a Dios, al universo a la inteligencia cosmica o como lo quieras llamar y decirle.

“Por favor ayudame a salir de esta, tengo miedo.
Usame para que lo que yo diga sirva, impulse, ayude y potencie vidas.”

No sé si tu crees en algo o no… pero si te puedo decir que esa conferencia fue espectacular y que desde ese día le ofrezco cada conferencia a esa inteligencia superior para el mayor bien de todos los asistentes al evento.

En una ocasión le escuché a Ophra Winfrey la presentadora del televisión más famosa de EEUU y una de las mujeres más poderosas del mundo que ella le ofrecía cada programa de TV que grababa a esa inteligencia y le pedía: exprésate a través de mi.

CONSEJO NÚMERO 10. Ponte al servicio del amor y permite que esa inteligencia superior se exprese a través de ti

A día de hoy, disfruto mucho de lo que hago… pero creeme… no fue un camino fácil… espero que tu también trazes tu sendero marcado por el gozo, el amor hacia ti mismo, para desde ese espacio de autocuidado y autenticidad personal puedas dar a los demás toda tu amorosa esencia.

% comentarios (6)

Ana

Ene 06, 2018 at 12:27 PM

Gracias por compartir tus experiencias nos haces ver que todo es aprendizaje.

Dejar una respuesta a %s

Alicia

Ene 19, 2018 at 12:24 PM

Gracias por tu experiencia! Debo buscar mi propósito. Voy vía Colombia a respirar un poco de libre mercado. Soy venezolana y siento que mi misión es de servir en mi país pero ahora debo fortalecerme emocionalmente en otro lado. Gracias de nuevo me ayudas un montón a esa fuerza que necesito.

Dejar una respuesta a %s

Gladys

Ene 21, 2018 at 4:38 AM

Hola Cova, tengo bastante tiempo en el intento de hablar en público, tu historia me ha entusiasmado, realmente me siento motivada a dar mi primer paso. Gracias por compartir

Dejar una respuesta a %s

Ivonne

Mar 01, 2018 at 4:28 PM

Muchas gracias, como siempre. Dios me habla a través de ti. Un abrazo.

Dejar una respuesta a %s

Jessica

Ago 14, 2018 at 8:32 PM

Muchísimas gracias de corazón por tu enorme dedicación a los demás. He leído tu libro y visto muchos vídeos y ahora acabo de descubrir este pequeño artículo que me proporciona más paz y confianza en mi misma para seguir dando talleres y aceptar mis miedos para permitirme ser lo que soy. Te he recomendado a muchos clientes y muchos tienen tu libro, les has sido de grande ayuda e inspiración. Un abrazo!

Dejar una respuesta a %s

Jaime Andrés

Ago 19, 2018 at 2:51 AM

Encantadora historia, el descubrir que detrás de tus miedos se haya la felicidad hace muy meritoria tu bella labor de reorientar la luz de muchos de vuelta al camino de Dios.

Tus charlas son lo máximo, y he tenido la fortuna de no solo haber pasado muchas horas en tu canal, si no la alegría de verte en vivo y descubrir al final del día como la voz de Dios através de ti nos iradia con amor y fe.

Mi mayor gratitud hacia ti 🌻 Covadonga Pérez Lozana.

Dejar una respuesta a %s

Deja un comentario