Y algo dentro de mi había cambiado: una fuerza inconmensurable surgía del centro de mi ser. Ya me había cansado y sencillamente no iba a volver a permitirlo, una fuerza brotaba de dentro de mi tomando a decisión definitiva de conectarme con mi pleno poder y no permitir un abuso nunca, nunca, nunca más. Una fuerza enorme me empujaba a enfrentarme con todos mis miedos, demonios internos, acallar la voz de mi ego conformista y sencillamente aspirar a lo mejor, manifestar lo máximo y dejar fuera de mi vida a todo aquel que no esté preparado para compartir conmigo de forma real, de corazón desde la igualdad y libertad de mi ser. Todo aquel que no estuviera dispuesto a apreciarme genuinamente se quedaba al margen de mi vida y yo me comprometía conmigo misma a filtrar y a compartir mis afectos sólo con quienes fueran dignos de ellos, así como a poner los límites pertinentes y alejarme de todo aquel que estuviera más preocupado acerca de que puede obtener de mi, que de amarme.

% comentarios (2)

Angie

Feb 06, 2019 at 1:06 PM

Gracias Cova ❤️

Dejar una respuesta a %s

Guadalupe

Feb 16, 2019 at 12:44 AM

Gracias por compartir estas enseñanzas de vida, son una fuente de inspiración.

Dejar una respuesta a %s

Deja un comentario