A todos los hombres del mundo

Imagínate que estuvieras en un anfiteatro con un micrófono y debajo, listos para escucharte, están todos los hombres del mundo. Cómo mujer, ¿qué les dirías? ¿Qué les pedirías? ¿Qué esperas de ellos? Pues hace años que aprendí a dejar de pedirles a dejar de exigirles y honestamente a no esperar nada de ellos. Que siento que debe de ser abrumador…